El Ayuno

Elayuno1.jpg

Creemos que el ayuno es una ministración que el Todo Poderoso nos dio para tratar con las áreas negativas del alma, el ayuno esta en toda la Toráh (La Palabra)  y YHWH nos ordena someternos a él en la fiesta del Yom Kippur, pero también en todo tiempo como una muestra de arrepentimiento y consagración a El

 

Joel 2:12  "...Por eso dice YHWH: «Vuélvanse a mí ahora, mientras haya tiempo; entréguenme su corazón. Acérquense y conviértanse a mí con ayuno, llanto y lamento, no desgarren la ropa en su dolor sino desgarren sus corazones». Regresen a YHWH su Elohim, porque él es misericordioso y compasivo, lento para enojarse y lleno de amor inagotable. Está deseoso de desistir y no de castigar..."

 

Creemos que el ayuno es un arma poderosa para someter la naturaleza carnal, los deseos de la carne, y esas áreas que no quieren rendirse a Elohim el ayuno ayuda a : mortificarlas, dominarlas, controlarlas, matarlas, llevarlas a la destrucción

 

Creemos que el ayuno nos hace personas receptivas y sensibles a la voz de Elohim, al leer su palabra comprendemos mejor, y se aclaran muchas dudas.

 

Creemos que el ayuno ayuda a entender la voz de Elohim y nos guía a tomar las decisiones correctas pues los Apóstoles ayunaban para elegir a los ancianos y enviados para la obra; ellos no elegían a la ligera, si no que se sometían ayunos para tener un espíritu sensible a la dirección y guía de Elohim.

 

Creemos que nuestro amado Yahshua nos enseñó esta ministración ya que él también ayunó, no

 

tenía necesidad pues no tenía naturaleza pecaminosa que someter, pero él no hacía nada si el Padre no le dirijía, él es nuestro maestro y él nos lo enseñó con su ejemplo.

 

Reprobamos los ayunos que sólo tratan de manipular y chantajear a Elohim queriendo comprometerlo a que les dé algo a cambio de "autoflagelarse", eso no es ayuno eso es querer hacer una mesa de negocios o trueque con el Eterno, yo me flagelo (hago sufrir mi cuerpo mediante el ayuno)  si tú me das esto o aquello; eso no es ayuno, eso se le conoce como mandas, flagelarse, dolor, latigazos, ir caminando de rodillas a cambio de un favor o una petición a veces hasta absurda. El ayuno no cambia ni mueve a Elohim, me cambia a mí; en algunas porciones de la escritura después de que pueblos ayunaban Elohim detenía el juicio pero no era porque Elohim se alimente y se complazca del sufrimiento y hambre de la gente; si no porque el ayuno había manifestado un arrepentimiento genuino y ellos regresaban a la Toráh del Eterno, por eso Elohim detenía el juicio,

 

Creemos que cuando se ayuna no es sólo abstención de alimento, eso se llama ayunas, el ayuno es abstención de todo lo que mi naturaleza carnal desea, es decir, abstenerme de televisión, de chismes, de ir a pasear, de dormir todo el día, de andar en mis caminos, de alimentos, de relaciones intimas, de estar jugando futbol, etc.